Debe ser algo así como la velocidad, la oscuridad, incluso la tan repetida motivación del último mes y medio, que son como constructos hipotéticos, que no se pueden ver más que por el movimiento de los cuerpos, la falta de luz, incluso porque llego y tengo ganas, o las hago, o las encuentro. O simplemente, adelanto mis partidas y retraso mis llegadas.


Puntualmente.