O teu puro interés,
debería ser,
por lo menos,
xenuinamente perverso.