Parece mentira...

Que cueste tanto dar un primer paso, 
y que luego acabes por salir corriendo