Por casualidad
se encontraron en Roma...

  - Susto o miedo?- le preguntó, aunque él, era de los que las matan callando.
  - ...


                                       Todos los caminos llevan a ..., 
no fue casualidad