y así se despertó S. por segunda vez en la misma noche, 

esperando por su última porción de este raro octubre