Llueve, 
y se nos desborda aquel océano
de gotas y de besos
de piezas de un puzzle,
inacabado
de nosotros sin nosotros
de estar sin estar
de pecar sin confesión.