Y me convertí en la chica que escribía cuentos para no dormir,
 porque no conseguía soñar con los caracoles de su pecho.