Dame un empujoncito, 
y de la acción a la fusión, 
no se entera el segundero de tu reloj.


Dame un motivo,
otra excusa.


Dame también una explicación,
porque no sé exactamente que me haces
pero desde que vienes por aquí,
todo es (más) maravilloso.