Sabes?


Es como… cuando llueve y todo queda limpio.
Yo a veces también lluevo, con gotitas pequeñitas, y se empaña mi interior, como los cristales del coche, esos días, es cuando se escribe dentro mía, cada detalle suma y multiplica la más mísera sensación, el más milimétrico roce.