Y te lo diré bajito, a susurros,
y que no se entere ni tu nuca, ni esta luna de enero,
de los secretos que las comisuras de mis labios
tienen con tus pupilas.