Su película




Y así, sin darse por vencida, se convirtió en especialista en romper relaciones 
y acabó actuando como extra en su propia vida.

Nunca será nominada.
Ni siquiera aparece en los títulos de créditos.