A la niña de Balzac,
el ron le sabe a pólvora,
cuando toca disimular