Y acabó por comprarse un reloj de cuerda,
que acercaba al oído para escucharle las tripas al tiempo,
y olvidarse así, de la soberbia que la asfixiaba en esos días sin interrupciones.