El uno, la gota que se desparrama una vez que se ha llenado el vaso. 
El otro, nada hasta en los charcos.