Lección 4




Que la desorientación no deje 
las yemas de los dedos insatisfechas