Contra todo pronóstico, 
sin mi ejército de caparazones.








Así,
ahora.