Hay ángeles, los que llevan las alas bajo la ropa interior,
 que destrozan cualquier doctrina cristiana aún por inventar 
y el más puro de los pecados capitales todavía sin practicar.