Le susurró su albonoz, que era demasiado pronto, para abandonar aquel café.
Llegaba tarde, y por primera vez, no le importó.