Porque ya no son aquellos dos que necesitaron ir a la Habana
para saber lo que es perderse una noche esperando un tren, 
convirtiendo en rutina la excusa de dejarlo pasar.