Y puede ser...





Que si los sueños pueden viajar en bicicleta,
un corazón biodegradable también puede volar en una silla.