Una noche más...

A diferencia de que cuando duermo contigo no echo de menos mi tazón de cereales y mi dosis mañanera de café en vena y viceversa.

Y que las resacas me las quitas tu y no un ibuprofeno en ayunas.