Y despertarse siendo consciente de que no he llegado a dormirme, 
que simplemente he sucumbido a tantas horas de batallas contra mi imaginación, 
que no he podido resistir una vuelta más sobre esas sábanas irreales.

Resignación y suspiro.

Cada vez duran menos las noches de los cuentos.