Él, la dejó salir y se le calló el mito.

Ella, quiso irse, y no oyó ningún grito.