In-versión




El tiempo que perdemos...
yo en escribirte besos en papeles,
y tu en hacérmelos perder, los papeles,
y la ropa.


No hay billete de un millón que lo pague.