Superponiendo que la fórmula del hiperclorito sódico no falle, escribiré sobre mi palabra revestida de tu mirada turbia.
Eso, un buen golpe, de los de tiritas en las rodillas, un mazazo al código de prácticas de buena conducta y saber estar.