Tan sutil como la diferencia entre rojo y granate, entre sexo y lo otro, entre querer y lo demás.