Te concedo un café, 
para pensarte.



Si quedan posos, te quedas.
Si no queda nada, me voy.



Hasta el último trago.