Y puede que tenga razón Freud, y mis sueños,
sólo sean síntomas, de necesidades por satisfacer.