Cada vez, disimulo peor;
ahora, reacciono más por fuera de lo que tiemblo por dentro.
Nadie dijo que fuese fácil dejar de mentir.