Él, un meteorito emocional, nadie podría disparar más profundo a tanta distancia. Francotirador experto.
Ella, la diana más fría a flor de piel, la madrina perfecta para adular con palabras al que está en el frente.