Es algo así ... como tener que derramar el vaso para saber cuanta agua lleva.
Mejor aún; como romper una taza en mil añicos e intentar recomponerla, sin que se filtre el café.
No, como irse y saber que puede que no esté ahí, esperándote en el andén la próxima estación.

Es Imposible punto y final.