Sabes?




Con el tiempo, al final, no se hace nada.


Así que he aprendido a convertir algunos domingos en viernes, 
a dejarte pistas en los plieges, 
a apreciar un colacao, 
a marcar tu pulso al compás de mis tacones.