Según la tradición, se encontraron en el bosque.
El lobo feroz tenía hambre, caperucita llevaba comida.
El morbo de siempre, adaptado a los nuevos tiempos.