Y por última vez aquel Julio con vísperas a Noviembre, 
les abrió la puerta y les invitó a gritarse los silencios afuera.