Y puede ser...


Que uno nunca alcance a conocer los tiempos que tiene en otras vidas,
los que ocupa, los que se le piensa, los que se le desea, los que se le querría más cerca,
y sin embargo, están ahí, presentes continuos de un futuro perfecto, condicional simple.