Otras veces, es suficiente con aplicar la perversidad de Freud a la interpretación de  los sueños,
y la represión a nuestro yo más racional, para que mi ello pueda hacer frente a tu superyó.