Querido Ello:

Una pena que mi estimado e inspirador Freud ya no esté,
si Él escuchase las verbalizaciones de tu yo bajo censura cero,
el psicoanálisis sería el motor de este (mi) supramundo.


Te espera en el inconciente,

                                          Tu superyó