Y tus promesas de puntos y comas de besos y mordiscos,
para mí, ortografía universal de cada una de mis pretensiones.