Lo mismo que pasa con los secretos, las estrellas y los balastos,
hay personas que no se pueden contar;
con palabras tampoco.