Y es que hay días, esos en los que comerse el mundo implica dolor de estómago,
en los que el mejor omeprazol es preguntarse: ¿acaso importa? y no responder.