Cuando nunca te gustó dormir,
tener ojeras resulta, relativamente, fácil.