Esto es como las circunstancias de Ortega y Gasset.
Si no las salvo a ellas, no me salvo yo. 
y hoy, Tú eres mis circunstancias.