La teoría decía que la clave está en no acostumbrarse,
la práctica siempre resulta, rematadamente, mal.