Lección 9




Cuando un juego deja de ser divertido, 
pierde impulsividad y surrealismo;
se advierte entonces, una nueva necesidad.