No se pueden codificar los mensajes que tus pupilas dilatadas tienen con las comisuras de mis labios, 
ni los que hay entre los sueños y los deseos más reprimidos llevados a flote por la lluvia de este invierno.