Quizás no sólo sea cuestión de prioridades, e influyan las falsas apariencias;
cómo cuando me perdí, y resulta que sólo me había equivocado de pronombre.