Igual era el momento, el nuestro;
y lo llamamos casualidad, y no pretexto.