Él, mi Buenos Aires


No he encontrado las palabras, ni el sentimiento, ni  la relación; probablemente sea tan simple cómo admitirlo,
pero estos 3 minutos 24 segundos, solo quiero recordar haberlos vivido escondiendo mi nariz en el hueco de su clavícula.