Y equivocadamente llamar intensidad,
a la monotonía que nos abriga del frío.