De todas mis indignas preposiciones,
sólo se libra una proposición: sin.